jueves, 19 de noviembre de 2009

El tamaño de la barriga no depende del tamaño del bebé

   Normalmente, cuando se va a una embarazada con una barriga enorme pensamos “que bebé más grande tendrá dentro”, pero lo cierto es que el tamaño de la barriga no tiene ninguna relación directa con el tamaño del bebé.

Lo mismo ocurre con barrigas pequeñas de las que luego salen bebés con muy buen peso. Es frecuente que las mujeres con barrigas pequeñas se preocupen por el crecimiento del bebé dentro del útero, pero no todas las barrigas son iguales.

La forma y el tamaño de la barriga dependen de muchos factores además del tamaño del bebé, como por ejemplo la posición en la que se encuentra el pequeño dentro del útero. Si está atravesado la barriga será más ancha, mientras que si está de cabeza, lo será menos.
El tamaño de la barriga depende además de la cantidad de líquido amniótico y del tamaño de la placenta, independientemente del peso del bebé.

También influyen las características físicas de la madre. Si es alta, aunque tenga el mismo tamaño de barriga que una mujer 20 cm más baja, visualmente parecerá que la alta tiene una barriga pequeña y la baja una enorme. Es cuestión de proporciones.

Tiene que ver además la tonicidad de los músculos abdominales de la mujer. Cuando los músculos están más flácidos la barriga sale más y cuando están más desarrollados la barriga se ve más plana. En casos de obesidad la barriga puede incluso pasar desapercibida.

También influye la posición del útero, el cual en algunas mujeres está ubicado hacia atrás haciendo que el abdomen se note menos, y la columna vertebral que si presenta una desviación hará que la barriga se vea más o menos prominente.

Si se trata de una madre primeriza, la barriga tarda más en notarse que en embarazos posteriores puesto que el músculo uterino aún no se ha distendido.

Como ves, el tamaño de la barriga no tiene una relación directa con el tamaño del bebé. Son las ecografías a través de las mediciones de los parámetros de crecimiento (perímetro abdominal, perímetro craneal y longitud del fémur) las que determinarán si el tamaño del bebé es el adecuado para su etapa de gestación.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

Planificación familiar: métodos naturales

   La planificación familiar natural (PFN) son los métodos naturales que ayudan a una pareja a determinar cuándo tener relaciones sexuales puede provocar un embarazo o no.

Existen dos métodos naturales de PFN, la ovulación. Este método determina tus días fértiles revisando el moco cervical días antes y después de la ovulación. El moco cervical es apto para la fertilización cuando es claro, fino y se estira.
El segundo método natural es el sintotérmico o de la temperatura basal. Con este método tiene que tomarte la temperatura todos los días con un termómetro especial. Cuando una mujer está fértil su temperatura sube ligeramente, siente dolor en los ovarios y en la parte baja de la espalda, y sensibilidad en los senos.

Para aplicar estos métodos necesitas la asesoría de un ginecólogo o experto en salud reproductiva para saber usar las cartillas que se utilizan con ambos métodos para hacer el seguimiento de los cambios que se producen en tu cuerpo.

Estos métodos son más efectivos en mujeres con ciclos menstruales regulares, aunque una mujer irregular también puede saber cuándo está ovulando por los cambios físicos.

Para que estos métodos resulten efectivos, debe seguir estrictamente las indicaciones del ginecólogo o experto. Sin embargo, en la práctica estos métodos no llegan a ser efectivos como los métodos médicos de control de natalidad.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

Dientes de leche: cuidados

   Alrededor de los cuatro meses el bebé empieza a desarrollar sus dientes de leche y a comer sus primeras papillas. A partir de que empiezan a salir estos dientes ya puedes empezar a cuidarlos. Así es, no tienes por qué esperar hasta que tu hijo cumplas los 2 ó 3 años para empezar a cuidar de su salud dental.

La higiene de los dientes de leche es tan importante como la que le prodigas a otras partes del cuerpo de tu bebé, tanto para evitar problemas dentales posteriores así como para que tu hijo vaya interiorizando desde temprana edad este hábito saludable.


Los odontólogos recomiendan cepillar los dientes de los bebés por lo menos una vez al día, una vez que haya una superficie visible, y de preferencia en la noche, antes de meterlos a su cuna.

Para cepillarle los dientes a un bebé utiliza un cepillo dental especial para bebés, de cerdas muy finitas y una pasta dental sin flúor para evitar el peligro de intoxicación.

Al principio es natural que tu hijo se resista a este cuidado, pero es importante acostumbrarlo para que después lo hagan solos sin problema más adelante. Siéntalo en tu regazo, y sujetándole la cara, cepilla sus dientes con suaves movimientos circulares.

Respecto a los cepillos eléctricos, la mejor edad para empezar su uso es cuando el niño llegue a los siete años. Asimismo, ya a esta edad ya puede usar pasta dental infantil.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !
Blog Widget by LinkWithin