jueves, 15 de abril de 2010

Ahogos durante el embarazo

  

Desde el momento preciso de la fecundación el cuerpo de la mujer empieza a sufrir ciertos cambios. El mecanismo de su organismo se va acomodando a la concreción de una meta maravillosa: la creación de un nuevo ser. Este acomodamiento viene acompañado por diversas molestias, debidas especialmente a las variaciones que sufre el flujo hormonal. Si bien evitarlas por completo no es posible, es bastante fácil mitigarlas con la simple introducción de algunos cambios en las costumbres cotidianas.

Ahogos

A medida que el bebé va creciendo y presiona sobre los órganos vítales, la madre puede experimentar ahogos. Si la evolución es normal, éstos no son demasiado difíciles de sobrellevar. Si la dificultad respiratoria interfiere en la conciliación del sueño, hay que levantar la cabeza y los hombros con almohadones.

Durante el noveno mes de embarazo, la cabeza del niño comienza a asentarse debajo de la porción hueca de la pelvis; entonces se dice que se encaja. Esta circunstancia hace que se alivie la respiración y se modere el pulso. Además, éstos son signos auspiciosos de que la prolongada espera está llegando a su fin.

bebesyembarazo

Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin