viernes, 23 de abril de 2010

Los juguetes y la inteligencia

  

No se trata de un fenómeno simple, ni fácil de medir. De acuerdo con el profesor Howard Gardner, de la Universidad de Harvard, la inteligencia es un conglomerado de siete aptitudes diferentes. Por un lado, tenemos la aptitud verbal, por otro la lógico-matemática, más la espacial, la musical, la que permite comprenderse a uno mismo y la que sirve para comprender al prójimo, sin olvidar la capacidad necesaria para realizar movimientos corporales complejos. Estas aptitudes, que figuran en el potencial de todo recién nacido, son cultivadas o malogradas por las experiencias, decisivas durante la primera infancia.

La inteligencia es indisociable de la conciencia y, desde luego, de la emocionalidad. Es imposible resumir su génesis y su desarrollo, y por suerte no es necesario saberlo todo al respecto,  para jugar. Lo único necesario: reconocer, en todo momento, que el niño desarrolla su inteligencia por medio de la actividad lúdica y que los cinco primeros años de vida son decisivos. El juego es una actividad trascendental en el caso del niño, extremo éste en el que están de acuerdo todos los psicólogos serios.

En definitiva, a la hora de jugar con un niño, como a la hora de comprarle juguetes, se trata de permitirle que se autoeduque, es decir, de darle la oportunidad de realizar los ejercicios psicomotrices que corresponden a su etapa de desarrollo. No se trata de acelerar el proceso, la sobreestimulación es poco recomendable, ni tampoco de frenarlo. Un juguete nuevo plantea nuevos desafíos, todos ellos enriquecedores.

bebesyembarazo

Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin