martes, 11 de mayo de 2010

El neumococo

   El Streptococcus pneumoniae ( el neumococo) es la bacteria que produce el mayor número de enfermedades graves en todo el mundo y en todas las edades de la vida: niño, adulto y anciano.

El neumococo, causante de estas infecciones, puede dar lugar a un amplio y variado número de cuadros clínicos que se dividen en dos grandes grupos:

las enfermedades invasoras, entre las que están incluidas algunas tan graves como la meningitis (inflamación de las meninges que recubren el cerebro y la médula espinal), la septicemia (infección de la sangre) o la neumonía bacteriémica (la que se disemina a la sangre).

las enfermedades no invasoras, incluyendo en esta categoría a la neumonía, la otitis media, la sinusitis y la bronquitis entre otras.

En muchos países ya se vigila activamente esta enfermedad, y ya se ha incorporado la vacuna neumocócica en los calendarios oficiales de vacunación. La vacuna es la única herramienta eficaz frente a las enfermedades neumocócicas invasoras en niños menores de cinco años.

SEIS RAZONES:

1. La alta incidencia de las enfermedades neumocócicas entre los niños menores de dos años
2. La elevada mortalidad.
3. El alto índice de secuelas.
4. Una cobertura de la vacuna de entre el 70 y el 80% de los serotipos más frecuentes.
5. La alta resistencia a los antibióticos.
6. Vacunar solamente a los niños de alto riesgo, no reduce el número de casos de la enfermedad, ya que la mayoría de estos casos se dan en niños sanos menores de un año.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda inmunizar con esta vacuna, lo antes posible, a todos los niños sanos menores de dos años. Los lactantes a partir de los dos meses deben recibir cuatro dosis de la vacuna, a los 2, 4 y 6 meses, con una de recuerdo durante el segundo año de vida (entre los 15-18 meses).

Los intervalos entre las tres primeras dosis deben ser de 1-2 meses. Los lactantes de siete a 11 meses no vacunados con anterioridad tienen que recibir dos dosis separadas entre ellas 1-2 meses y una tercera entre los 15 y los 18 meses, mientras que los mayores de un año sin vacunar, tienen que recibir dos dosis, separadas entre ellas dos meses.

La dosis de recuerdo es muy importante, pues es la que garantiza de modo definitivo la inmunización. Es muy importante destacar que un niño completamente vacunado es el que ha recibido las cuatro dosis. Cualquier pauta abreviada, o suprimir una de las dosis, no garantiza la inmunidad adecuada.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin