jueves, 10 de junio de 2010

Las estrías y el embarazo

   Indoloras pero visibles, estas lesiones de la piel que se disponen concéntricamente y en forma de huso, atacan zonas claves del cuerpo femenino: busto, abdomen, muslos y caderas. Esta suerte de cicatrices aparecen cuando las fibras colágenas se rompen y una vez instaladas, de color blanco o nacarado, sólo pueden disimularse. El embarazo y el parto, lamentablemente, ponen en peligro estas fibras, y son muchas las mujeres que se desesperan por intentar frenar su avance, prevenirlas o borrarlas.

Sin embargo, deberían restarle dramatismo al tema ya que hoy los avances de la medicina cosmética permiten atenuarlas en profundidad y, si las detectamos a tiempo, lucen una tonalidad rojiza, pueden borrarse por completo.

Hay factores genéticos y endocrinos, hormonas esteroideas, responsables de su temida aparición de ahí que surjan luego del primer trimestre del embarazo, durante la pubertad y en los casos de violentos cambios de peso, cuando la actividad de la corteza suprarrenal es más que estresante. En todos los casos, de acuerdo a las características de su piel y lo avanzado o no de la lesión, resulta posible seleccionar un método cosmetológico eficaz que puede alternar y/o combinar con tratamientos caseros. De este modo podrá despedirse de ellas para siempre.

Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin