miércoles, 9 de junio de 2010

Semanas embarazo: Desarrollo del feto semana a semana (I)

  

Primer trimestre de embarazo

- 0 a 4 semanas

Una vez que el óvulo es fecundado, experimenta un proceso de división a medida que baja al útero por las trompas de Falopio. La célula se divide en 2 durante las primeras 24 horas y al cuarto día es una masa constituida por más de 100 células llamada cigoto. El huevo continúa dividiéndose a medida que es arrastrado por las trompas de Falopio hacia el útero. Mientras baja, el útero se ha ido preparando gracias al aumento de los estrógenos y de la progesterona.

En este momento tu bebé es un conjunto de células denominado blastocito con una masa en el interior que es el embrión en sí mismo, rodeada de una cavidad llena de fluido que se convertirá en el líquido amniótico y otro conjunto de células externo que se transformará en la placenta. Una vez que se desarrolla ésta, comienza a producirse la hormona del embarazo hCG (gonadotropina coriónica) cuya función es detener la ovulación y aumentar la producción de estrógeno y progesterona (para impedir que se desprenda el blastocito del útero). Esta hormona es la que reacciona en los tests de embarazo, por eso hacia el final de la 3ª semana ya podrás saber si estás embarazada.

En la 4ª semana, el embrión está formado como un disco con tres capas de células que originarán posteriormente los diferentes tejidos del cuerpo humano. El disco interno (endodermo), se convertirá en los pulmones, el hígado y el sistema digestivo. El disco medio (mesodermo), constituirá los huesos, músculos, riñones, órganos sexuales y el corazón del bebé. Por último, el disco externo (ectodermo) formará la piel, el cabello, los ojos y el sistema nervioso. En este momento, tu hijo mide aproximadamente 3 milímetros y está completamente adherido a su placenta.

- 5 a 8 semanas

El embrión crece a un ritmo frenético. En la 5ª semana se empiezan a formar los riñones, el hígado y el sistema nervioso. También la espina dorsal, la cabeza y el tronco. Una protuberancia en el centro del embrión se convertirá en el corazón del bebé.

En la 6ª semana el embrión ha crecido aproximadamente 6 milímetros. Si pudieras ver a través del útero, te encontrarías una cabeza enorme, manchas oscuras a los lados donde están sus ojos y las ventanas de la nariz que comienzan a tomar forma. Dos hoyos a los lados de su cabeza marcan sus oídos en crecimiento. Debajo de la apertura que más tarde será la boca de tu bebé, hay pequeños pliegues que desarrollarán su cuello y la mandíbula inferior. Dentro, la lengua y las cuerdas vocales comienzan a formarse.

El cerebro aumenta de tamaño y el corazón ya late a un ritmo de 100 a 130 pulsaciones por minuto -casi dos veces más rápido que el tuyo.

Comienzan a brotarle lo que más adelante serán sus brazos y piernas. Sus manos y pies se parecen a palas y los dedos aún no están separados unos de otros, pero pronto empezarán a distinguirse.

La circulación de la sangre también inicia su funcionamiento. En este periodo se diferencian los órganos genitales y se desarrollan los intestinos.

El bebé tiene labios y nariz visibles. Se forman los dientes y el interior de la boca y los oídos siguen en desarrollo. Los pliegues del párpado cubren parcialmente el iris, que ya tiene color.

Se desarrolla el cordón umbilical, que proporciona nutrición y elimina los desechos del bebé.
Además, continúan formándose el tracto digestivo y sus pulmones. También tiene un apéndice y un páncreas, que eventualmente producirá la insulina hormonal para ayudar en la digestión. El hígado ya está ocupado en la producción de glóbulos rojos.

Al final de la 8ª semana tu bebé mide ya 2,5 cm. Todos sus órganos mayores se han formado, aunque no completamente. Su cola embrionaria desaparece. El cerebro está completamente creado y las neuronas empiezan a dividirse formando el sistema nervioso.

- 9 a 12 semanas

Sus dedos se desarrollan formándose las huellas digitales. Todas las articulaciones trabajan, permitiendo a tu bebé mover sus miembros.

El crecimiento del cerebro aumenta rápidamente. Aproximadamente 250.000 nuevas neuronas se producen cada minuto.

Sus párpados se han cerrado y no se abrirán hasta 27 semanas después. Los lóbulos de la oreja ya se han formado y hacia el final de la semana las funciones de su oído estarán completas. Su labio superior está totalmente formado y su boca, nariz y las ventanas de la nariz van cambiando.

Cada día, más detalles minuciosos -incluyendo las uñas diminutas tanto de la mano como del pie y el pelo de pelusa de melocotón- comienzan a aparecer en su cuerpo. Sus dedos están ahora completamente separados. Sus piernas se alargan y sus pies pueden ser bastante grandes.

Su piel es todavía transparente, permitiendo que se vean muchos de sus vasos sanguíneos. Algunos de sus huesos comienzan a endurecerse.

Al final del trimestre, tu bebé mide cerca de 6,3 cm de largo y pesa unos 14 gramos. La cabeza empieza a redondearse y la cara se forma completamente (ya se puede ver su perfil). Sus ojos, que al principio estaban a los lados de la cabeza, se han acercado sobre la cara y sus oídos están cerca de sus posiciones, a los lados.

Aquí las semanas de embarazo al detalle:

A todas las futuras mamás les gusta conocer cómo se van a desarrollar las semanas del embarazo. En Pequelia os vamos a proporcionar una serie de artículos que se podrán utilizar a modo de guía orientativa sobre la evolución de la gestación de tu bebé, desde que experimentas los primeros síntomas del embarazo hasta el parto.

La guía Semanas del embarazo mostrará detalladamente los cambios que experimenta el organismo durante el embarazo y mostrará el desarrollo del feto semana a semana. Es la experiencia más bonita que se puede vivir, así que vamos a ver cómo se va a desarrollar en este pequeño resumen y para conocer más detalles, clica sobre cada semana.

Primer Trimestre

Primera semana del embarazo:
Se ha producido la fertilización del óvulo y comienza la división celular dentro del blastocito, en esta semana comienza el camino del óvulo hacia las trompas de Falopio.

Segunda semana del embarazo:
El desarrollo embrionario, el comienzo de la formación de los órganos del bebé, el tubo neural y el desarrollo de la placenta. La futura mamá comienza a experimentar distintos cambios en el organismo, los estrógenos empiezan a hacer su trabajo induciendo a la proliferación celular de algunos órganos.

Tercera semana del embarazo:
El corazón del futuro bebé empieza a funcionar y con él, toda una serie de mecanismos que permitirán el progresivo desarrollo del bebé. La acción de las hormonas provoca en la madre muchos cambios a nivel físico y psíquico.

Cuarta semana del embarazo:
El embrión empieza a transformarse para adoptar la apariencia del bebé, piernas, brazos y ojos empiezan a desarrollarse.

Quinta semana del embarazo:
El bebé se asemeja a una judía en forma, empieza a acelerarse su crecimiento, la futura mamá percibe con más efectos los cambios de su organismo, aumentan las ganas de orinar y sus sentidos parecen desarrollarse más.

Sexta semana del embarazo:
El futuro bebé se desarrolla, los ojos comienzan a adoptar su posición y la cabeza se muestra más grande que el resto del cuerpo, ahora tiene un tamaño algo inferior al de una nuez.

7ª semana del embarazo:
Ahora ya podemos hablar de feto, hasta el momento era un embrión, comienza la maduración de algunos órganos y el crecimiento en esta semana es espectacular. El cerebro empieza a desarrollarse de forma acelerada y la producción de neuronas es imparable. La placenta empieza a acometer su función. El organismo de la madre se adapta a la nueva situación y el útero aumenta progresivamente de tamaño.

8ª semana del embarazo:
El feto ya ha alcanzado los 2 centímetros de tamaño, se aprecian perfectamente las extremidades y algunos rasgos de su cara, nariz, ojos y boca. La placenta alimenta al bebé a través del cordón umbilical y este será el sistema de alimentación durante todo el embarazo. El esqueleto se está formando, no son huesos tal y como los conocemos, todavía son cartílagos blanditos.

9ª semana del embarazo:
Empiezan a desarrollarse las articulaciones del feto, rodillas, codos… También se aprecian con más nitidez los deditos y empiezan a formarse uno de sus signos de identidad, las huellas dactilares. Aunque en los ojos ya se aprecian los párpados, todavía no son funcionales y se deberá esperar algunas semanas más hasta que por fin se abran.

10ª semana del embarazo:
Llega un esperado momento, la primera ecografía, aunque hay que decir que esta se puede realizar hasta la decimocuarta semana del embarazo. En el futuro bebé se desarrolla el sistema digestivo, los intestinos crecen y con él todos los órganos asociados a este sistema. El sistema neuronal crece a pasos agigantados, la producción de neuronas es espectacular. En esta primera ecografía estamos deseando conocer el sexo del bebé, pero todavía no se puede identificar con exactitud, el feto ya mide unos 4 centímetros.

11ª semana del embarazo:
El organismo del futuro bebé comienza a tener mayor autonomía, nervios y músculos empiezan a ejercitarse, aparecen los primeros reflejos, los riñones ya funcionan y se empieza a producir la orina que formará parte del líquido amniótico. En este primer trimestre la futura mamá ha aumentado unos 2′5 kilos y la agitación hormonal empieza a suavizarse.

12ª semana del embarazo:
Los órganos del feto ya están formados, pero evidentemente todavía necesitan madurar mucho más, se aprecian cambios anatómicos significativos y el perfil humano es mucho más evidente. Ahora el feto mide unos 6 centímetros. La futura mamá parece rejuvenecer, se muestra radiante, esto es debido al aumento del flujo sanguíneo y la acción de las glándulas sebáceas.

13ª semana del embarazo:
El feto se desarrolla velozmente, aumenta de tamaño y de peso significativamente, las extremidades se definen y las manos están a punto de ser funcionales y no pasará mucho tiempo hasta que el bebé se chupe el dedo. La futura mamá cambia, su cuerpo se amolda y empieza a ensancharse la cintura, las secreciones del organismo son más abundantes, la percepción que realizan los sentidos es mayor.


Segundo Trimestre

14ª semana del embarazo:
El futuro bebé mide ya 10 centímetros, se ejercitan algunos movimientos, mueve la cabeza pero todavía quedan algunas semanas para que se puedan apreciar algunos movimientos como la respiración u otras actividades. En este momento la futura mamá ya no sufre las primeras molestias del embarazo, generalmente las náuseas o los mareos han remitido, la barriga crece pero no representa ninguna molestia, también hay que decir que el riesgo de aborto se ha alejado.

15ª semana del embarazo:
El feto ya se chupa el dedo y su peso es de unos 50 gramos, aparece el lanugo y queda poco para que empiecen a ejercitarse sus músculos. Es el momento de que la futura mamá se someta a algunas pruebas como el Triple Screening con el fin de garantizar que no existe ninguna alteración genética en el bebé.

16ª semana del embarazo:
Se compensan las medidas del bebé, hasta ahora la cabeza era muy grande, el resto de extremidades y el tronco muy pequeños. Las extremidades se han definido y han crecido, al igual que el tronco, poco a poco los estímulos externos son recibidos por el feto y reacciona ante ellos aunque de forma débil. Se desarrolla el reflejo de prensión, percibe la luz, son muchos los cambios de los que hablaremos en esta semana, por cierto, ahora pesa ya 80 gramos. La futura mamá comienza a percibir los primeros movimientos que realiza el bebé, es un momento muy tierno y gratificante.

17ª semana del embarazo:
La vermix cubre el bebé, al igual que el lanugo, es una sustancia que lo protege y que conforme avance el embarazo irá desapareciendo. El feto pesa ya más de 100 gramos, su aspecto humano es mucho más definido. El cuerpo de la futura mamá comienza a preparase para la producción de la leche materna, aumenta el tamaño de las glándulas mamarias.

18ª semana del embarazo:
El bebé empieza a patalear, dependiendo del embarazo los movimientos se aprecian claramente, sobre todo por la futura mamá. El feto comienza a realizar gestos faciales, el sistema digestivo se ejercita con el líquido amniótico, el bebé escucha sonidos. Ahora pesa unos 150 gramos, pero el crecimiento se ralentiza. Es el momento de realizar la segunda ecografía, el especialista determinará la formación anatómica y el ritmo de crecimiento.

19ª semana del embarazo:
El bebé se fortalece, sus huesos se endurecen, su sistema nervioso se desarrolla velozmente y sus movimientos son mucho más evidentes. A partir de este momento, la futura mamá puede comenzar a experimentar otros cambios en su organismo, se hinchan las piernas, aparecen manchas en la piel y algunos signos más consecuencia de la acción de los estrógenos.

20ª semana del embarazo:
Ya nos encontramos a mitad de camino, comienza la cuenta atrás para que llegue el ansiado día en el que podrás ver a tu bebé. El feto pesa ya unos 225 gramos y ha alcanzado los 20 centímetros de longitud. El feto ya muestra una apariencia totalmente humana y su actividad es evidente, ya que notarás claramente sus primeras pataditas.

21ª semana de embarazo:
Los sentidos en el feto se desarrollan con más evidencia, el gusto y el tacto son experimentados, las cejas se han formado y a los párpados sólo les faltan las pestañas. El feto pesa ahora unos 340 gramos, la mamá comienza a sentir con más evidencia el avance del embarazo, cansancio, sueño y dolores, son algunos de los síntomas.

22ª semana de embarazo:
El bebé pesa casi 500 gramos, los labios se aprecian perfectamente y en su boca, en el interior de las encías, comienzan a formarse lo que serán los dientes, aunque hay que recordar que hasta pasados varios meses después del nacimiento, los dientes de leche no harán acto de presencia. La futura mamá experimenta las estrías, la piel se estira y el ombligo sale hacia afuera.

23ª semana de embarazo:
La piel del bebé adquiere color y además empieza a alisarse consecuencia de su crecimiento. Las proporciones de su cuerpo son más equilibradas y su peso ha alcanzado los 500 gramos. La mamá sufre la ralentización de la circulación iniciada la semana anterior, aparecen algunos signos como la gingivitis y es interesante acudir al dentista.

24ª semana del embarazo:
El futuro bebé reacciona ante los estímulos exteriores, se inicia la interactuación y reacciona ante tus palabras o caricias. La luz es percibida débilmente y sus ojos se abren y cierran. El aumento de peso continua y ya se ha superado la barrera de los 500 gramos. El abdomen de la futura mamá crece a buen ritmo pero el estiramiento de la piel produce picores, también se hacen más evidentes los dolores del embarazo, especialmente los dolores de espalda.

25ª semana de embarazo:
Por fin han aparecido las pestañas en los párpados del feto, el oído se desarrolla asombrosamente y el feto percibe todos los sonidos exteriores e interiores. Pronto alcanzará los 1.000 gramos de peso. A medida que avanza el embarazo, los movimientos de la futura mamá son más torpes, algo evidente teniendo en cuenta el continuo cambio del organismo. En esta semana se realiza el Test de O’Sullivan a fin de detectar si existe diabetes gestacional.

26ª semana de embarazo:
Esta semana de embarazo se caracteriza por la mayor expresión de los reflejos del bebé, los ruidos externos repentinos le agitan y reacciona ante ellos, se chupa el dedo con mayor frenesí. El sistema digestivo trabaja con mayor eficacia y ya ingiere hasta medio litro de líquido amniótico. La futura mamá continúa experimentando las habituales molestias y dolores del embarazo, algo lógico teniendo en cuenta su estado avanzado.

27ª semana del embarazo:
Los movimientos del bebé son una constante y la interacción es mayor, el bebé reacciona ante el ritmo de vida de la madre. Los músculos pectorales comienzan a realizar el movimiento de la respiración, aunque en realidad no respira y no hay aire en sus pulmones, es un modo de preparar todo el sistema para cuando llegue la hora del feliz acontecimiento. Pronto se entrará en la recta final de la gestación y ahora las molestias son mucho más evidentes, hay que tener paciencia, queda poco y es necesario tomarse con calma y tranquilidad la última etapa de gestación.

28ª semana del embarazo:
Esta semana marca el fin del segundo trimestre del embarazo y el comienzo del tercero, el bebé se ha familiarizado con la voz de los padres y las reconoce perfectamente, su sistema neurológico está muy desarrollado. El feto mide ahora unos 25 centímetros y ya ha superado los 1.000 gramos de peso. La mamá sufre cambios significativos a nivel hormonal en pequeñas variaciones de tiempo, el útero ejerce mayor presión y se pueden empezar a notar las contracciones Braxton Hicks, es el endurecimiento y las contracciones que realiza el útero preparándose para el parto.


Tercer Trimestre

29ª semana de embarazo:
El feto se muestra muy activo y sufres gratamente todos sus movimientos, esta es la etapa en la que el bebé aumenta con mayor rapidez de peso y en este momento ya ronda los 1.400 gramos. Su tamaño es ya considerable, unos 42 centímetros y su continuo crecimiento requiere más nutrientes facilitados por la madre. A partir de esta semana el peso ganado de la madre es también mayor y ronda el medio kilo de peso por semana. Problemas como el estreñimiento son más evidentes, algo lógico teniendo en cuenta que se ha ralentizado el tránsito intestinal.

30ª semana de embarazo:
Aparecen nuevas capas de vermix a fin de proteger mejor al bebé, su peso es de 1.500 gramos y ya mide unos 43 centímetros. El cuerpo de la futura mamá sigue cediendo terreno al feto y la pelvis y las caderas se expanden. Notas como la presión provoca mayores ganas de orinar provocando que incluso pueda escaparse la orina cuando te ríes. Es interesante realizar ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico como por ejemplo los ejercicios Kegel. Las hormonas continúan provocando cambios de estado y humor, aumentan las ganas de que llegue el feliz día del parto.

31ª semana de embarazo:
El bebé ya nota la falta de espacio, algo evidente teniendo en cuenta que en este último trimestre su crecimiento es mayor y el organismo de la madre no puede dar mucho más de sí. El organismo de la madre se prepara con rapidez para el momento del parto y se empieza a formar la leche materna, incluso se puede apreciar que sale un poco de calostro. En esta semana pueden empezar a aparecer las pérdidas de sangre en el embarazo.

32ª semana de embarazo:
Las uñas del bebé ya han crecido hasta alcanzar la punta de sus dedos, mide ya unos 47 centímetros y está a punto de alcanzar los dos kilos de peso. La madre se siente muy pesada y la fatiga es cada vez más evidente.

33ª semana de embarazo:
El cerebro del bebé se encuentra muy activo, a pesar de tener muy pocas experiencias vitales, es capaz de soñar y así parece mostrarse en los rápidos movimientos oculares que realiza. El feto ya ha sobrepasado los dos kilos de peso y su tamaño alcanza los 47 centímetros. La madre continúa experimentando el aumento de molestias, puede aparecer el denominado síndrome del túnel carpiano, una neuropatía que se caracteriza por la presión ejercida por el túnel carpiano en el nervio mediano situado en la mano y el antebrazo. La consecuencia son dedos y muñecas doloridas.

34ª semana de embarazo:
El feto reacciona ante todos los estímulos recibidos y se combina la extrema actividad con largos periodos de sueño. Es necesaria mucha calma y tranquilidad, el feto debe estar tranquilo y se debe evitar que reciba continuos estímulos externos a fin de garantizar su adecuado descanso y desarrollo. Su peso es de unos 2.000 gramos y ronda los 50 centímetros de longitud. Empiezan a aparecer los síntomas preparto, especialmente los falsos dolores de parto asociados a las contracciones de Braxton Hicks.

35ª semana de embarazo:
La falta de espacio para el feto es evidente, pero queda poco, la cabeza finalmente ha alcanzado su tamaño y las conexiones neuronales han alcanzado una cifra increíble, nada menos que 100 trillones. La naturaleza es sabia y se transfiere al organismo del futuro bebé una inmunidad temporal con la que se protegerá de determinadas enfermedades tras el nacimiento. El bebé empieza a encajarse colocándose en posición fetal y su cabeza se encuentra en la parte inferior de la pelvis. La barriga de la mamá se muestra impresionante, pero aún se estirará un poco más.

36ª semana de embarazo:
Cada vez son menos los movimientos del bebé, algo evidente teniendo en cuenta que apenas queda espacio, el camino iniciado la semana anterior para encajarse puede terminar y estar listo para el alumbramiento. La presión en el organismo de la madre es muy grande, se comprimen los pulmones, las costillas y la parte baja del vientre debido al encajamiento. Aumentan los controles realizados por el especialista para garantizar el buen estado de salud de ambos.

37ª semana de embarazo:
La ecografía mostrará si el bebé ya está preparado para el nacimiento y si su posición es la correcta. Son momentos felices, queda poco para el ansiado día, pero también son momentos de mayor incomodidad, es difícil conciliar el sueño, moverse, etc. Las contracciones de Braxton Hicks aumentan y hay que estar atenta para diferenciar los verdaderos de los falsos síntomas de parto.

38ª semana de embarazo:
Cuenta atrás, el bebé puede nacer en cualquier momento, recordemos que la fecha de parto es imprevisible y puede adelantarse. A partir de las 38 semanas de embarazo hay que estar muy pendiente de las señales de parto. El bebé está plenamente desarrollado y sus pulmones están listos para respirar. El útero ha ido descendiendo adecuándose al inminente parto, esto ha hecho que puedas respirar mejor y tu sistema digestivo funcione mejor al reducirse un poco la presión. Es hora de tener preparada la canastilla del bebé, en cualquier momento puede producirse el parto.

39ª semana de embarazo:
El bebé ha alcanzado el peso adecuado y sus medidas rondan los 50 centímetros, aunque estos datos dependerán de cada embarazo o de cada bebé. El bebé ha comenzado a acumular meconio fruto de la ingesta de líquido amniótico. El mecanismo que desencadena el parto puede producirse en cualquier momento, y en ello tiene que ver la madurez de los pulmones del futuro bebé y la proteína que segregan haciendo que se altere la producción de hormonas, se producirá una reacción en cadena que provocará la producción de la oxitocina.

40ª semana de embarazo:
Ya está todo a punto, el futuro bebé esta encajado, la vermix prácticamente ha desaparecido y en cualquier momento se iniciará el parto, ahora más que nunca hay que estar pendientes de los síntomas de parto, señales como la rotura de aguas (rotura del saco amniótico), las contracciones regulares o la pérdida de sangre roja y brillante, delatarán el inicio del parto.

41ª semana de embarazo:
La 41ª semana de embarazo corresponde a la denominación embarazo prolongado, a partir de esta semana los controles que realizan los especialistas sobre el desarrollo del embarazo es mucho más exhaustivo controlando especialmente el bienestar fetal. Se baraja la posibilidad de inducir el parto natural siempre y cuando el índice de Bishop sea favorable, aunque posiblemente está decisión se aplace para la próxima semana si no se inician los mecanismos de parto.

42ª semana de embarazo:
En la 42ª semana de embarazo el parto es un hecho, sea inducido o por cesárea, los especialistas controlarán exhaustivamente el estado del líquido amniótico, se realizará cada tres días una monitorización fetal, se valorará la maduración del cuello cervical, etc. El índice de Bishop determinará la viabilidad de la inducción al parto natural. En esta semana los riesgos de complicaciones son más elevados y en la mayoría de ocasiones se debe realizar una cesárea.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

2 comentarios:

  1. este documento es más que increíble, me encanta! muy entretenido, interesante, bien explicado al detalle y de mucha ayuda y calma! gracias un saludo, felicidades al autor/a.

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin