viernes, 2 de julio de 2010

Cuidar la piel del bebé del sol

   Durante el verano hay que prestar especial atención a la piel del bebé, en especial si vamos a la playa. Los rayos solares son muy nocivos para los pequeños pues su piel es muy delicada y fina y basta un pequeño lapso de tiempo de cara al sol para quemarlo.

Cuando el niño se quema la piel es porque ha estado muy expuesto a la radiación ultravioleta (UV) del sol. Pero no hace falta que pase todo el día al aire libre, bastan diez o quince minutos de exposición directa para producir una quemadura. Por esa razón, los padres deben tener mucho cuidado cuando pasean con los bebés pues además de dolorosas, las quemaduras pueden causar otros inconvenientes como la deshidratación o la fiebre.

Los días nublados o fríos no son garantía de nada sino jornadas engañosas pues los rayos UV están presentes aún si el sol no está visible o si no hace calor.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

1 comentario:

  1. Muy buen aporte. La salud de los recién nacidos es una prioridad del Sistema Sanitario y por tanto esta especialidad está muy bien valorada y cuenta con mucho futuro dentro de la Sanidad.

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin