miércoles, 21 de julio de 2010

La luxación congénita de caderas

   Dentro de los posibles problemas ortopédicos que pueden presentar los niños a los largo de su desarrollo, los mismos suelen estar causados por diferentes alteraciones en alguna zona del cuerpo, por lo general centrada en los pies, las piernas y la espalda.

No obstante, también pueden presentarse inconvenientes en otras áreas del cuerpo, tales como las caderas, el cuello y los brazos, los cuales deben ser tratados para evitar la aparición de severos trastornos en la vida adulta del niño.

En este informe especial ya hemos repasado cuáles son los trastornos más frecuentes en lo que se refiere al área de los miembros inferiores, por lo que en el presente artículo te acercamos información acerca de otras afecciones que producen inconvenientes ortopédicos en los pequeños.

Luxación congénita de caderas

Conocida más comúnmente como Displasia del desarrollo de la cadera, la luxación congénita consiste en una alteración ósea que produce que las que las caderas del bebé se luxen, es decir se salgan de su lugar en forma habitual.

Si bien aún se desconocen con exactitud los orígenes que causan este trastorno, lo cierto es que gracias a diversos estudios se ha podido saber que en la mayoría de los casos la afección se manifiesta por motivos congénitos.

Por otra parte, los especialistas aseguran que la luxación de caderas es más frecuente en el sexo femenino, como así también en los primogénitos. Además puede estar causada por ciertas posturas que el bebé adoptó durante el nacimiento, por la escasez de líquido amniótico en el último trimestre, y por malas posturas adquiridas dentro del útero materno.

Debido a que se trata de una alteración que no puede ser apreciada a simple vista, deberá ser el pediatra el que examine al bebé con el fin de evaluar si sufre de luxación de caderas, mediante un determinado método de movimientos, análisis que se completará con el diagnóstico alcanzado mediante la evaluación radiológica de las caderas del niño.

Cabe destacar que es sumamente importante que el defecto sea identificado de forma precoz, para comenzar con el tratamiento adecuado lo antes posible, ya que la falta de terapia en la luxación de caderas provoca serios problemas de movilidad durante el desarrollo del niño, llegando a provocar incluso cojera permanente, ya que la cadera y la cabeza del fémur no se desarrollan correctamente.

En el caso en que el bebé presente el trastorno, se le realiza un tratamiento en el cual se utilizan arnés ortopédicos, o soluciones caseras como el doble pañal, para lograr que el pequeño mantenga durante dos a tres meses las caderas flexionadas y separadas, lo que comúnmente se conoce como postura de rana.

El tratamiento quirúrgico de esta afección sólo se utiliza en los casos más severos, o bien cuando la luxación ha sido diagnosticada en forma tardía.

Vía | Urgencias Pediatría
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin