viernes, 20 de agosto de 2010

14ª semana del embarazo

  

Empieza el segundo trimestre del embarazo y con él una nueva etapa del desarrollo fetal, en la 14ª semana del embarazo el feto pesa alrededor de unos 30 gramos y mide unos 10 centímetros de longitud. En esta semana el feto realizará unos primeros movimientos oculares muy lentos, pero los párpados se mantendrán cerrados, se determina el patrón del cuero cabelludo y el cabello y empieza a crecer un poco de pelo en la cabeza, también se esbozan las cejas.

En la decimocuarta semana del embarazo el feto casi habrá alcanzado la proporcionalidad entre el tamaño de la cabeza y las extremidades superiores, sin embargo, todavía deberá pasar un poco más de tiempo para que la proporción también se dé en las extremidades inferiores. El cuello es mucho más visible y es posible que muestre un poco más su funcionalidad, el feto puede mover la cabeza aunque se trata de un movimiento leve y lento. Sus orejas casi han alcanzado su posición definitiva, pero deberán seguir creciendo hasta alcanzar el tamaño adecuado.

Otro aspecto destacado en la 14ª semana del embarazo es el desarrollo y la funcionalidad de las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas, las primeras son glándulas que están localizadas en la dermis media (capa de piel situada debajo de la epidermis) y son responsables de sintetizar el sebo, una sustancia que lubrica y protege la superficie de la piel. Las glándulas sudoríparas segregan grasa líquida sobrante y sudor. Con respecto a la piel, hay que decir que es tan fina que prácticamente se muestra transparente, dejando ver los vasos sanguíneos.

Es posible que en esta semana del embarazo se inicie la formación del meconio en el intestino del bebé. Recordemos que en la duodécima semana del embarazo, el feto ya había empezado a abrir y cerrar la boca posibilitando la ingesta de líquido amniótico. Continúa el desarrollo fetal, es interesante recordar que en las semanas del embarazo, cada bebé se desarrolla a un ritmo distinto y la información que mostramos es a nivel general.

La futura mamá se encuentra muy bien, en muchos casos han remitido completamente algunas de las molestias asociadas a los primeros síntomas del embarazo, como pueden ser las náuseas o los mareos. Sin embargo, aparecen otro tipo de molestias, las encías se hacen más sensibles y es posible que sangren a la hora de realizar el cepillado dental. Es interesante acudir al odontólogo para que verifique la salud dental. El aumento de presión y la mayor cantidad de sangre pueden hacer que también sufras alguna hemorragia nasal al sonarte, es algo normal y generalmente no encierra mayor importancia.

El vientre se muestra más abultado, es algo normal, pero no impide tus movimientos o tu quehacer diario, recuerda que el estilo de vida y la dieta son aspectos importantes, disfrutar de una alimentación sana y equilibrada que ofrezca los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé es fundamental. Pero también lo es realizar ejercicio físico moderado, algo que permitirá prepararse para el parto fortaleciendo el organismo.

Dependiendo del caso, el especialista puede recomendar realizar un análisis de múltiple marcador (triple screening), habitualmente es una prueba que se realiza a partir de la decimoquinta semana del embarazo y hasta la veinteava semana del embarazo. Con esta prueba se determina si existe algún tipo de alteración o desorden genético como puede ser el Síndrome de Down, la espina bífida, etc. Las pruebas son necesarias a fin de garantizar que el embarazo se desarrolla con normalidad, poco a poco te acercas al ansiado momento en el que por fin podrás conocer a tu bebé.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin