viernes, 20 de agosto de 2010

17ª semana del embarazo

  

Empieza la 17ª semana del embarazo, el futuro bebé tiene un tamaño medio de unos 16 centímetros y su peso ha aumentado unos 20 gramos, ahora pesa aproximadamente unos 110 gramos. En la 15ª semana del embarazo la piel se engrosaba, hasta el momento era transparente y mostraba las venas y arterias que recorrían el cuerpo del futuro bebé. Durante dos semanas la grasa se ha estado acumulando en el tejido subcutáneo y ahora la piel es totalmente opaca pero aún le queda mucho por madurar.

La grasa acumulada contribuirá a mantener la temperatura durante la gestación y tras el parto. Durante la decimoséptima semana del embarazo, el lanugo cubre completamente el cuerpo del futuro bebé, pero también una sustancia grasa denominada vérnix caseoso, sustancia que se adhiere con mayor facilidad a la piel gracias al lanugo y protege la delicada piel fetal de posibles rozaduras, endurecimiento, agrietamiento y según indican algunos expertos, posee propiedades antibacterianas que lo protegen de posibles ataques de determinados patógenos.

En la 17ª semana del embarazo el feto tiene una apariencia similar a la de un recién nacido, aunque su cara todavía no está configurada perfectamente, sus ojos continúan ubicándose en su posición definitiva. La actividad es mayor y sus movimientos son mejor apreciados por la futura mamá, recordemos que a partir de la decimosexta semana del embarazo, la madre ya podía percibir algunos movimientos fetales.

A medida que avanzan las semanas del embarazo, la futura mamá percibe como su abdomen va creciendo y evidentemente la ropa ya no se ajusta al cuerpo, la ropa premamá le proporciona la soltura y comodidad necesaria. La torpeza a la hora de caminar hace acto de presencia, es algo normal teniendo en cuenta los cambios físicos que se sufren, por ello será interesante evitar los zapatos de tacón y utilizar calzado que sea cómodo que permita mayor seguridad a la hora de andar.

El crecimiento del útero aumenta la presión apareciendo molestias como el dolor abdominal, el ardor de estómago, etc., ante los dolores lo mejor es el descanso, y para los ardores, una dieta rica en alimentos sanos y frescos evitando las grasas o fritos, contribuirá a reducir la molestia. La actividad hormonal se incrementa en la zona de los pechos, poco a poco aumentan de tamaño y se preparan para producir leche materna con la que alimentar al bebé tras el parto.

Entre la 15ª semana de embarazo y la 18ª semana de embarazo es posible que se realice una amniocentesis, prueba en la que se extrae una pequeña muestra de líquido amniótico, que permitirá descartar defectos genéticos o cromosómicos en el feto. Los especialistas determinarán el estado de las células fetales que flotan en el líquido amniótico, la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono, etc. Esta prueba sólo se realizará en el caso de que el especialista sospeche de la existencia de una anomalía como el síndrome de Down tras detectar indicios en otras pruebas realizadas.

El embarazo prosigue y con él aumenta el deseo de conocer al futuro bebé, el apoyo de la pareja, la familia y los amigos, resultará un soporte de gran valor en esos momentos en los que la actividad hormonal afecta a la futura mamá alterando su humor y percepción.
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin