sábado, 7 de agosto de 2010

Aspirador nasal

  

Con las gripes y los resfriados, que están a la orden del día, y más aun con el síndrome de guardería, aparece un grave problema para los más pequeños (hasta los 3 años aproximadamente), los mocos y la congestión nasal. Decimos para los más pequeños porque todavía no saben sonarse con el pañuelo, (ni siquiera con nuestra ayuda) y/o están aprendiendo, es decir, todavía no son capaces de expulsar por si solos los mocos. Y es aquí dónde aparece en escena el aspirador nasal.

La mucosidad en sí no es problemática, pero si no se extrae puede conllevar infecciones como la otitis.

Ante todo nos tenemos que fijar en el tipo de mucosidad, si es espesa y pegajosa primero debemos ablandarlas con suero fisiológico, en las farmacias venden unas ampollitas ideales para este tipo de lavados nasales.

El aspirador nasal más sencillo, antiguo y conocido por todos es la pera de goma (fig. núm. 1 en la foto). La pera de goma es la que han usado nuestras madres con nosotros y bien que les ha ido. Debemos apretar la parte de goma para crear vacío, introducir el extremo en la fosa nasal del niño y ir soltando la goma para crear el efecto de succión. Es bastante factible y funcional, se puede comprar tanto en farmacias, como en hipermercados y tiendas especializadas, y además es muy económica, pero a nuestro parecer es un poco más superficial que el resto.

En segundo lugar tenemos un aspirador nasal para bebé (fig. núm. 2 en la foto) que consiste en una boquilla conectada a un tubito que desemboca a otra boquilla con un filtro de esponja. En este, tendremos que ponernos un extremo (la boquilla) en la boca para aspirar nosotros y el otro extremo (la boquilla con filtro ya adaptada para su uso) en la nariz del niño. Así, somos nosotros los que hacemos la fuerza de succión en la que retiramos los mocos de la cavidad nasal. Es más efectivo que el anterior, no es tan económico pero va muy bien, pero este solo se vende en farmacias y tiendas especializadas.

Hay quien piensa que al conectar su nariz con nuestra boca y aspirar (a pesar del filtro que retiene todos los mocos) los virus nos pasen a nosotros y por esa causa nos pongamos enfermos nosotros también. No está demostrado, pero es un factor a tener en cuenta.

En tercer lugar el aspirador nasal asistido (fig. núm. 3 en la foto), son los parecidos al modelo anterior pero en vez de aspirar nosotros conectamos ese extremo a nuestro aspirador convencional. Con estos aspiradores nasales tenemos que tener muchísimo esmero con su higiene, lavarlos muy pero que muy bien y esterilizarlos cada vez que se usen.

Y por último tenemos el aspirador nasal eléctrico (fig. núm. 4 en la foto), también son como los anteriores pero en este caso el propio aspirador nasal incluye un motor que succiona la mucosidad por si solo. con este no tenemos ningún riesgo de contaminación para ninguno de los dos, tanto el niño como los padres están protegidos de los gérmenes. Son muy eficaces, son fáciles de usar y se autolimpian. Y además podéis controlas el flujo de aspiración.

También hay modelos de viaje (fig. núm. 5 en la foto), a pilas y del tamaño de nuestra mano.

Los dos primeros modelos los podreis encontrar por menos de 10 euros, pero los otros dos modelos, los asistidos o electrícos ya se van a los 45 euros o más.

Más información | Baby Vac
Más información | Beaba
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin