lunes, 9 de agosto de 2010

Pérdida de peso en el bebé recién nacido

  
La pérdida de peso en el bebé recién nacido es normal durante los 4 primeros días de vida, se trata de una pérdida transitoria denominada pérdida fisiológica y se debe a la pérdida de líquidos que sufre el bebé al pasar del medio acuoso en el que se encontraba en el interior del útero, a un ambiente seco ya en el exterior.

Se considera que se ha sufrido una pérdida fisiológica cuando el peso se ha reducido entre un 5% y un 10% con respecto al peso al nacer. Un bebé puede nacer con 3.500 gramos y al cabo de 3 o 4 días mostrar un peso entorno a los 3.100 gramos. Esta pérdida de peso se encuentra relacionada con la humedad corporal, la temperatura ambiental, las primeras heces o meconio, la orina, el sudor, etc.

A todo esto hay que añadir que durante los primeros días, la producción de leche materna no es tan elevada, ya que la subida de la leche puede producirse al quinto día tras el parto siendo esta poca cantidad.

Durante la estancia en el centro hospitalario, es el personal sanitario quien se encarga de supervisar y controlar la pérdida de peso en el bebé recién nacido y que todo se desarrolle bajo los parámetros adecuados, pero una vez que el bebé se encuentre en el hogar hay que pesarle al cabo de siete días del nacimiento. Por norma general, el bebé habrá recuperado los gramos perdidos antes del décimo día tras el alumbramiento. Los especialistas indican que esta recuperación puede prolongarse durante dos semanas y tampoco es algo fuera de lo normal.

En la recuperación de peso será un factor fundamental la alimentación, recuerda siempre ofrecer el pecho al bebé a su demanda, siempre que lo pida y sin forzarle, poco a poco se irá regulando la producción de leche adecuándose a las necesidades diarias del bebé. Ante cualquier duda, lo más recomendable es consultar al especialista, si no se produce la cantidad de leche necesaria, si el bebé orina poco, etc. Los primeros días es natural tener dudas y preocuparse.

Recuerda que no es conveniente obsesionarse con el peso del bebé, su organismo marca el ritmo y el crecimiento o el engorde no son datos constantes.

Más información | Waece
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin