viernes, 12 de noviembre de 2010

Tres buenos hábitos contra la obesidad infantil

   En un reciente estudio realizado en Estados Unidos se concluyó que una de las claves para luchar contra la obesidad infantil reside en implementar una serie de tres sencillas buenas costumbres en la rutina diaria de los niños.

La investigación, publicada en el último número de la prestigiosa revista Pediatrics, fue realizada por la doctora Sarah Anderson, profesora de Epidemiología en la Universidad Estatal de Ohio, y el doctor Robert Whitaker, profesor de Salud Pública y Pediatría en la Universidad de Temple, que llegaron a la conclusión de que los riesgos de padecer obesidad infantil disminuyen en un 40% en los casos en los cuales se establecen rutinas saludables en el hogar.

La investigación se realizó en base a un total de 8.550 niños nacidos en el año 2001, entre los cuales se encontraban pequeños que respetaban tres rutinas básicas saludables, y otros que no habían sido educados bajo esos parámetros.

Las tres rutinas hogareñas saludables mencionadas por los autores del trabajo son: cenar en familia más de cinco veces a la semana, dormir al menos diez horas y media cada noche y ver la televisión menos de dos horas al día.

Los resultados del estudio mostraron que en el caso de los niños que respetaban estos hábitos sólo un 14,3% eran propensos a padecer obesidad, mientras que el 24,5% de los pequeños que no seguían dichas buenas costumbres sufrían de sobrepeso.

A lo largo de los diversos estudios en torno a la obesidad infantil, en infinidad de oportunidades los especialistas han analizado y concluido que el exceso de televisión, la falta de descanso y la escasa frecuencia de comidas familiares, tienen una fuerte incidencia en el desarrollo del sobrepeso en los infantes.

Sin embrago, este es el primer estudio en el cual se evaluaron estos tres factores relacionados, permitiendo lograr más datos puntuales con respecto a la incidencia de los malos hábitos en el riesgo de obesidad.

Por otra parte, la investigación permitió conocer que la implementación de las tres buenas costumbre antes mencionadas disminuyen los riesgos de sobrepeso, incluso en casos tales como antecedentes familiares de obesidad, bajo nivel educativo, hogares pobreza, y demás, que hasta el momento eran considerados factores determinantes de esta enfermedad en los niños.

Vía | Infobae
Si te gustó, por favor dale click en el botón Me Gusta de Facebook aquí abajo o en el cuadro que está arriba a la derecha. Gracias !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin